Double Wear de Estée Lauder, la mejor base de maquillaje del mundo

por - 13:11

Somos muchas las que buscamos una base que cubra, que aguante horas y horas nuestro ritmo de vida, que no marque poros, que se vea natural... Para mí la Double Wear tiene eso y mucho más. Bueno, quizás con el título me he pasado un poco y pueda sonar a falacia, ya que no he probado todas las bases de maquillaje del mundo como para poder decir que es la mejor del mundo mudial, peeeeero, he de decir que de todas las que he usado que no son pocas, es de lejos mi favorita (y seguro que de muchas de las que me estáis leyendo al otro lado de la pantalla).

Y es que quién no conoce a Double Wear de Estée Lauder, se alza como la diosa del olimpo de las bases de maquillaje de larga duración y cobertura hasta el infinito y más allá. Os voy a poner en precedentes... Corría el año 2006 cuando una servidora trabajaba de dependienta en una tienda de ropa a turno partido, en aquel momento mi hijo tenía 3 añitos... imaginad, todo el día trabajando y sin tiempo para retocarme el maquillaje, por lo que necesitaba una base todoterreno que me aguantase 12 horas intacta. Ahí es cuando por recomendación de la dependienta de la perfumería que solía ir me aventuré con la famosísima base. Y desde la primera aplicación quedé encantada con ella. No sé cuántos tarros he gastado hasta el día de hoy y sigue siendo mi base favorita.



Esta base es conocida por su larguísima duración y su intransferencia, no mancha aunque te roces, algo que es muy top. Hay una gama muy maja de tonos, en concreto 50 tonos los cuales están clasificados por tono y subtono.



Eso, eso ¿qué significan esas dos letras y un numero de los tonos?


Los tonos vienen referenciados con una combinación de dos números y una letra. Los números hacen referencia a la intensidad, siendo el 0 el más claro y el 8 el más oscuro. La letra hace referencia al subtono, W significa Warm, que es cálido (pieles con tonalidad amarilla y dorada), C es Cold, que son pieles frías (este subtono dota a las pieles de una tonalidad rosada) y N es Neutro (pieles ni cálidas ni frías).



Las tonalidades han variado a lo largo de estos años y el tono que yo usaba (1N2 Fresco) ya no existe, siendo sustituido por otra tonalidad distinta aunque compartiendo el mismo nombre aunque distinta numeración (2C3 Fresco). He de deciros que el tono actual es ligeramente más oscuro y cálido que el anterior. Quiero además contaros que mi piel ha cambiado mucho en estos 13 años, y la base se sigue comportando de igual modo en mi piel, os cuento un poco también sobre ello. Con 23 años mi piel era muy grasa, por lo que solía aplicar antes mi crema de día matificante y con eso me aguantaba todo el día sin brillos y sin crearme ningún granito. A día de hoy, a mis 35 años mi piel es mixta, muy grasa en algunas zonas como barbilla y mejillas, y extremadamente deshidratada en frente y nariz, aunque tengo días en los que mi particular desierto de Atacama parece que desaparece. Ahora la aplico usando un buen primer hidratante como base y he de decir que las zonas grasas las mantiene matificadas y las secas no me marca pellejitos ni tampoco poros.



Puntos a favor

  • En mi caso es una base hiper cómoda de llevar, no se nota que la llevas en la piel, no acartona, no saca brillos, digamos que es una base que se ajusta a todos los tipos de piel y que combinada con un buen primer que se adecue a tus necesidades  va a conseguir que se asiente de la mejor forma, aunque yo la he usado sola y se comporta muy dignamente. 
  • Otro de sus puntos fuertes para mí es su textura, es muy fluida y super pigmentada por lo que con poco producto conseguimos una cobertura total del rostro pero sin efecto máscara. Además no transfiere, y eso en una base de maquillaje es la leche. También es modulable, pudiendo tener en una misma base un acabado de cobertura media y alta.
  • Contiene SPF10 que aunque es bajito, lleva algo de protección, lo que la hace perfecta como base para fotografía.
  • El precio es otro punto a destacar teniendo en cuenta que es una base de alta gama, con estas características y que un frasco dura muchísimo (maquillándome a diario me duraba el bote unos 6 meses) así que los 40€ que cuesta (varía un poco en función de dónde la compréis, yo os recomiendo hacerlo en la perfumería online Notino, que las tienen a muy buen precio siempre y tienen una buena cantidad de tonos) son unos euros más que bien invertidos.
  • La duración de esta base en la piel es sin duda alguna su factor más importante y el que me hizo descubrirla y comprarla por primera vez, y por el cual adoré. Es cierto que en invierno es una base que me dura lo que le echen, en verano me ha aguantado en épocas de trabajo bien a gusto sus 12 horas (ojo, trabajando con aire acondicionado en la tienda). 
  • Su acabado para mí es otro must, no marca poros sino que ópticamente los difumina, no marca arrugas de expresión ni surcos, en pieles grasas no saca brillos y en secas no marca pielecitas. Vamos, que tengas el tipo de piel que tengas esta base va a sacar lo mejor de ti y te va a sentar espectacular. Es como tener una segunda piel mejorada pero sin sentir esa plasta en la cara que dejan muchas otras bases de alta cobertura.


Puntos en contra

  • Básicamente he de decir que no tengo ningún punto en contra sobre la base sino un punto a mejorar, y es que el frasco, que como sabéis es de cristal monísimo, no viene con dispensador aunque se puede comprar. Yo estoy acostumbradísima a usarlo así, sin él, pero creo que no vendría nada más llevarlo incluido pues la base sería más higiénica a la hora de usarla.
  • En cuanto al otro punto es la poca disponibilidad de tonos en muchas perfumerías españolas. Los tonos más claros por ejemplo que son los que siempre suelo buscar no llegan a muchos establecimientos y es algo que nos obliga a comprar online, cosa que a veces puede ser hasta beneficioso porque suelen estar mucho más baratas que en tiendas físicas.

Y como una imagen (o dos) vale más que mil palabras, aquí os dejo un par de fotos tomadas frente a la ventana, con luz natural, con la base aplicada. No llevo polvos sobre la base pues siento que no lo necesita (y en mi caso creo que es hasta contraproducente, pues me marca más las arrugas de expresión y los poros). Yo la suelo aplicar de tres formas dependiendo el efecto que desee: con mofeta para acabado airbrush, con las manos (sí, con los dedos, a lo vieja escuela) para dar mayor cobertura en las zonas que necesito ese punto extra y con esponja, para acabado más natural.


No me digáis que no deja un efecto más que precioso, yo estoy totalmente in love de ella y siempre la recomiendo mucho para todas aquellas que busquen una cobertura media-alta modulable, duración alta y acabado impoluto.


Sin duda estoy más que encantada con ella y le doy mucho uso para cuando necesito una larga duración y acabado impoluto.

¿Conocíais esta base? ¿Qué opináis de ella?

Nos leemos muy pronto.

TE PUEDE INTERESAR...

4 han dicho...

  1. Ja ja ja, me ha llamado mucho la atención el título... porque... ¡a mi no me gusta!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, el título es a modo de opinión personal, imagino que habrá gente a la que no le guste o no le funcione, cada piel es un mundo, nunca mejor dicho.

      ¡Un besín Reme!

      Eliminar
  2. Me chifla la versión light y creo que ya estoy tardando en probar la normal : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la versión Light no la he probado y tengo ganas, con lo que me gusta esta... Quizás sea todo un acierto aventurarme a catarla.

      Eliminar

Instagram